LATERALIDAD

[2] Todo es cuestión de técnica

[2] Todo es cuestión de técnica
03 Sep

Como reseñábamos en post anteriores para la ubicación precisa del portero, a nivel técnico–táctico tiene que realizar todo tipo de movimientos con desplazamientos multidireccionales, con el fin de situarse correctamente e interponerse en la dirección del balón, cuando sea necesario, en el momento y tiempo precisos para blocarlo, rechazarlo o desviarlo, dependiendo siempre de la velocidad y de la distancia con respecto a su posición inicial: PRECISIÓN.

En estos cambios de dirección le exigimos un perfil corporal debidamente ajustado. Y aquí nos detenemos para realizar una reflexión técnica. Para que el movimiento ejecutado sea equilibrado, el cuerpo y la mente deben estar libres de presión y poder trabajar correctamente en ausencia de esfuerzo, de tal forma que la ejecución sea perfecta a nivel biomecánica y neuromotriz.

Pero, ¿cuáles son los aspectos a tener en cuenta para conseguir movimientos equilibrados en situaciones complicadas del juego?:

  1. Cambios de ritmo y dirección: En aceleración frenada y en los cambios de dirección es donde tenemos que prestar especial atención a los apoyos, diferenciando si la carrera es frontal, dorsal o lateral. Tanto en los repliegues como en las reducciones de ángulo, los desplazamientos y el equilibrio corporal son la clave del éxito. Por lo tanto, es importantísimo l técnica a la hora de desplazarse, dependiendo de la distancia a la que se encuentre el portero con respecto al poseedor del balón y a las opciones propias del juego, junto a la distancia que mantenga con su portería
  2. Visión centrada en el perfil corporal: La energía del cerebro es determinante para disponer de la máxima intensidad del cuerpo. En los giros, y saltos, rotar la cabeza hacia el lado de la lateralidad dominante permite tener más fuerza en ese perfil del cuerpo, que además coincide con la dirección del giro. (Percibir la información del lado derecho y girarla hacia ese lado, fortalece el hemicuerpo derecho)
  3. Orientación espacial. Importante tomar la información del juego desde diferentes trayectorias del balón, integrando compañeros y contrarios con distinta orientación y direccionalidad; diferentes distancias, diferentes desniveles
  4. Otras Variables temporales. La velocidad, duración de la jugada, Sucesión de acciones inmediatas, Ritmo del juego

En distintas situaciones del juego también se le puede exigir al portero que utilice cualquier parte del cuerpo para dar una respuesta técnico–táctica acertada que además puede no ser coherente a la situación táctica individual o colectiva que se le presente. Por lo tanto, no sólo debe saber utilizar la lateralidad dominante, sino también todo el cuerpo, parte izquierda y derecha con la misma eficacia, es decir explotarlo de forma inteligente.

Para ello debe tener una imagen corporal propia lo más exacta posible, de tal forma que en todas las acciones previas a una respuesta técnico–táctica, a nivel corporal, el portero consiga jugar equilibrando el cuerpo y adaptándolo a la respuesta técnica que requiere la acción en ese momento, manteniendo la atención en el juego y sin perder la perspectiva para conseguir reaccionar a tiempo.

Estamos de acuerdo en, que en situaciones concretas, una respuesta neuromotriz eficaz a una situación inesperada, requiere reflejos rápidos para actuar con precisión, a tiempo. Pero todo depende de la conexión visual con todo lo que sucede (lectura táctica), por lo que hay que entrenar la disposición continua a cambiar la atención de forma muy rápida, es decir, observando y percibiendo al mismo tiempo, el ritmo, la distancia y posición del adversario, la dirección y velocidad del balón, para que al portero le quede tiempo suficiente para elegir una acción técnica que reside en su memoria corporal particular.

En otras situaciones del juego, el portero puede necesitar sacar el balón rápido despejándolo a una zona determinada con la finalidad de seguir el contraataque. donde se encuentren situados los compañeros desmarcados, o bien por presión del rival. Aquí el portero, debe ejecutar una acción que será de tanto mejor calidad cuando mayor sea la precisión con la que realiza.

Es importante la posición corporal del portero en la lectura tatica de estas situaciones, ya que tal y como indica Llopis, L. (2007) el portero debe anticiparse al atacante saliendo en ocasiones fuera del área para acortar la trayectoria hacia el balón y el espacio de juego, entendiendo y leyendo las posibles opciones del receptor del pase desde la posición corporal del pasador debiendo realizar en ocasiones un despeje para alejar el balón de su área o controlando con criterio y a la vez, intentando orientarlo para que pueda tener continuidad ofensiva por parte de sus compañeros.  realizar un despeje para alejar el balón de su área, intentando orientarlo para que pueda tener una continuidad ofensiva por parte de sus compañeros. Conocer las lateralidades es útil para aprovechar al máximo el perfil corporal en el espacio y tiempo, el cuerpo en movimiento es cuestión de técnica.

En el próximo post, aportaremos las características de la técnica del portero y el perfil corporal: Conclusiones.

"En el deporte, lo más importante es tomar decisiones a tiempo. Para manejar esta precisión en escenarios continuamente cambiantes, los deportistas, deben: sentir que dominan su perfil corporal en coordinación con lo que ven, ser emocionalmente inteligentes y ser mentalmente fuertes. Principio fundamental del Entrenamiento en LATERALIDAD"

Índice de contenidos

Este sitio web utiliza cookies para su mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clic en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies