LATERALIDAD

Estrategias emocionales inteligentes

Estrategias emocionales inteligentes
07 Ene

Al analizar las claves de éxito en el funcionamiento del equipo, es obligatorio profundizar en las estrategias psicológicas que debe emplear el entrenador para que todo el equipo rinda y camine en la misma dirección, con el foco puesto en los objetivos colectivos.

Un deportista motivado es mentalmente fuerte. Con las sensaciones adecuadas para sentirse seguro y conseguir cada vez retos más importantes con la firmeza de superarse día a día. Estar motivado es algo complejo, porque indica que la persona es hábil emocionalmente y con la energía necesaria para afrontar las situaciones que se le plantean, y ser emocionalmente inteligente en el deporte es un trabajo de reingeniería cerebral.

En mi humilde opinión, considero que cada persona tiene que ser gestor de sus emociones, saber automotivarse, pero, claro, este recurso psicológico se aprende y se mejora con los años de formación y experiencia, por ello lo importante es que los entrenadores sepan enseñar desde la base, que sus deportistas desarrollen la capacidad de automotivación a la par que recursos como personas competentes para afrontar cualquier situación con éxito. Y aquí está la clave al entrenar la motivación – la situación – ya que el entrenador deberá adaptarse al contexto en el que los deportistas compitan o aprendan. Las estrategias para motivar serán diferentes en función de este escenario, por lo que el planteamiento básico para motivar a un equipo o a un deportista debe hacerse desde el plano situacional  – a quién y dónde se motiva –  y no conceptual.

Como ya habrán advertido los lectores, de nada sirven los estándares psicológicos y recetillas al uso, sino que cada entrenador deberá estudiar muy bien a sus deportistas y la situación personal de cada uno de ellos, integrándola así en la deportiva, y explotar el potencial de cada uno al servicio del equipo, o a su servicio. Pero, ¿qué debe incluir el planteamiento de estas estrategias? A continuación mostramos algunas de los aspectos principales para su diseño:

  1. Lo primero que deben hacer los entrenadores antes de planificar la temporada es preguntarse: ¿cómo me motivaron a mi cuando aprendí este deporte? Es habitual que los entrenadores imiten a los que fueron sus maestros años anteriores, simplemente porque están convencidos de que si ellos aprendieron así, es porque es bueno y funciona. Pero obviamente, el deporte ha evolucionado, y precisamente en este área, en el trabajo por implicar e integrar a cada miembro en los objetivos del equipo. Cada entrenador debe adquirir un estilo propio de dirección. Transitar de un rol de deportista a otro de entrenador puede ser diferente, ya que lo que sirve para unos, es probable que no sirva para otros. En resumen, hay que analizar las fortalezas que ayuden a mejorar las debilidades, para así lograr que el futbolista desee mejorar siempre
  2. Independientemente de cuál sea el puesto en el que compite cada deportista, sus características personales y su función en el equipo, la mayoría de los deportistas están más motivados cuando se sienten únicos o especiales de manera notable, cuando lo perciben emocionalmente. Los deportistas deben saber qué se espera de ellos, y sentir que son importantes por lo que aportan con su actuación. Si, además, se sienten tratados de forma personal, es cuando están dispuestos a entender claramente las metas y estar de acuerdo con el objetivo del equipo o el propio
  3. El entrenador debe crear un clima de confianza y de respeto donde su deportista o equipo se sienta seguro y tranquilo. Éste es el escenario donde mejor aprenderán. En un espacio de incertidumbre, aparece el miedo que paraliza y disminuye el rendimiento. La relación emocional (positiva o negativa) del entrenador con el deportista o todo el equipo es fundamental para que éste aprenda y se desarrolle, aumentando así la confianza y las relaciones afectivas dentro del equipo
  4. Todo deportista y equipo debe estar en sintonía con el proyecto de trabajo. La misma noción de motivación, enlaza necesariamente con la idea de movimiento, pero es imposible que el equipo se mueva si no existe “dirección”. Esto significa que el entrenador es el que planifica en cada momento cómo deben desempeñarse los deportistas para mejorar y alcanzar los objetivos. Cada situación requerirá de un foco de atención diferente: el rival, nuestra preparación, éxitos conseguidos, estrategias específicas, etc., que de forma visible los deportistas deben conocer y entender
  5. Estar juntos no significa necesariamente poder rendir juntos. Para cohesionar al equipo, además de compartir el objetivo, el entrenador debe conseguir que los deportistas colaboren para llegar a esa meta. Para ello, tal y como apuntábamos arriba, la Confianza es necesaria, pero también transmitir la idea de “necesidad”. Los deportistas que están dispuestos a darlo todo son conscientes de que necesitan cooperar y colaborar con el resto de compañeros, y de forma individual con el staff
  6. Claro está que todo depende de la habilidad de cada técnico para comunicar de forma asertiva, pero criticar, en el sentido de corregir y reforzar el esfuerzo, motiva. El entrenador debe saber que es Responsable de dar información suficiente para que su equipo mejore en la dirección que apunta los objetivos

Teniendo en cuenta todo lo comentado, una conclusión importante es que una estrategia que no debe faltar en la libreta de cualquier técnico es la exigencia, exigir el máximo de las responsabilidades a cada jugador. Bien, pero, ¿en función de qué? Lo principal es tener en cuenta las capacidades de cada uno, conocer sus posibilidades y sus limitaciones. El hecho de prestar atención al rendimiento y evolución del deportista y pedir los compromisos oportunos refuerza el sentimiento de pertenencia al equipo y aproxima al jugador a un mejor rendimiento.

EL DEPORTE ES UN PROCESO.

Te interesa mejorar tu estilo de inteligencia emocional en el deporte que trabajes?? Escribeme, y diseñamos tu plan de entrenamiento. O bien, visita nuestro curso INTELIGENCIA EMOCIONAL EN DEPORTE 

"En el deporte, lo más importante es tomar decisiones a tiempo. Para manejar esta precisión en escenarios continuamente cambiantes, los deportistas, deben: sentir que dominan su perfil corporal en coordinación con lo que ven, ser emocionalmente inteligentes y ser mentalmente fuertes. Principio fundamental del Entrenamiento en LATERALIDAD"

Este sitio web utiliza cookies para su mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clic en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies